Tarot como camino espiritual

Aunque a menudo se considera solo un dispositivo de adivinación, las cartas del Tarot son en realidad parte de un movimiento espiritual mucho más grande, de siglos de antigüedad, dedicado al descubrimiento del Yo Superior. Este movimiento, llamado Tradición del Misterio Occidental, abarca y explora los muchos caminos espirituales profundos que se encuentran fuera de las instituciones religiosas occidentales establecidas; el tesoro buscado es una percepción cada vez más profunda de nuestra propia humanidad y relación con lo Divino, lograda mediante el proceso de comprensión y transformación de nosotros mismos. Debido a este enfoque, la Tradición del Misterio Occidental es inclusiva, en lugar de exclusiva; ve todos los sistemas religiosos, incluido el Tarot, como símbolos y metáforas de la misma Verdad. Su sabiduría se enseña principalmente a través de libros y meditación privada, y en pequeñas escuelas de misterios alrededor del mundo.

Al igual que con la mayoría de los sistemas espirituales esotéricos, el objetivo de la Tradición del Misterio Occidental es llevarnos a niveles más altos de conciencia, que culminan en el despertar o la iluminación o, para usar el término de la Tradición del Misterio Occidental, “Iniciación”. El Tarot, por lo tanto, como parte de la Tradición del Misterio Occidental, es más que un dispositivo de adivinación: es un camino espiritual legítimo hacia la Iniciación.

La historia temprana de las cartas del Tarot no está bien documentada, lo que ha dado lugar a muchos mitos del Tarot interesantes pero erróneos. Uno de esos mitos afirma que la baraja fue creada por un grupo de adeptos que se reunían periódicamente en algún lugar no revelado para discutir filosofía, magia, ciencias naturales, etc. Obstaculizados por la falta de un lenguaje común, crearon la baraja del Tarot para que les sirviera como medio. de comunicación. Otros mitos sitúan el origen de las cartas en Egipto, India, China, Marruecos o el Monte Sinaí. Se cree que la palabra “Tarot” es egipcia, latina, griega, hebrea o, lo mejor de todo, un misterioso anagrama cuyo significado aún no se ha descubierto.

La verdad poco romántica es que el Tarot probablemente comenzó como un simple juego de cartas que se jugaba en el norte de Italia a principios del siglo XV. Las cartas de Tarot más antiguas que aún existen son barajas lujosamente pintadas a mano que emplean imágenes familiares de la vida de la corte europea medieval y renacentista: reyes, caballeros, tontos, malabaristas, etc. La palabra “Tarot” probablemente proviene del italiano Carte da Trionfi (Cartas). de los Triunfos), más tarde llamado Tarocchi. La forma alemana de la palabra es Tarock y la forma francesa es Tarot.

El papel del Tarot en la espiritualidad comenzó en el siglo XVIII, cuando el Comte de Mellet vinculó los 22 Arcanos Mayores de las cartas del Tarot con las 22 letras del alfabeto hebreo. Las letras hebreas juegan un papel importante en el antiguo sistema místico judío llamado Cábala, que utiliza el Árbol de la Vida como símbolo principal. El Árbol de la Vida es un diagrama metafórico que mapea todo, desde la maduración del yo, nuestros viajes desde el nacimiento hasta la muerte y el progreso de nuestras almas hacia la Divinidad. El Árbol de la Vida ha sido estudiado durante siglos; la referencia más antigua conocida se encuentra en el Sefer Yetzirah, un antiguo texto cabalístico que puede tener casi dos mil años.

Esta conexión entre el Tarot, las letras hebreas y el Árbol de la Vida fue seguida por otros estudiosos de los misterios como Eliphas Lévi en el siglo XIX. En 1909, Arthur Edward Waite y Pamela Coleman-Smith, ambos miembros de la Orden Hermética del Amanecer Dorado y cabalistas practicantes, publicaron el ya clásico mazo de Tarot Rider-Waite, que sigue siendo el mazo de Tarot más popular del mundo. Eventualmente, a cada carta del Tarot en la baraja se le asignó un lugar en el Árbol de la Vida.

Como resultado de la educación clásica, la investigación, el estudio y la devoción de eruditos esotéricos como Levi, Waite y Coleman-Smith, la baraja del Tarot pasó de ser un simple juguete a un dispositivo de aprendizaje simbólico altamente condensado. Al sintetizar una variedad de tradiciones como la Cábala, la astrología, la alquimia y la mitología, las imágenes del Tarot expresan verdades espirituales que subyacen en gran parte de la cultura occidental. Estas verdades espirituales, expresadas a través de imágenes y símbolos icónicos, ayudan a construir puentes entre nuestro yo consciente, subconsciente y superior. El secreto de la perdurable popularidad del Tarot en los últimos siglos es la forma en que estas imágenes arquetípicas simples comunican verdades y significados profundos a todos los aspectos del yo de manera tan directa.

El camino espiritual del Tarot implica tomar medidas para incorporar el significado profundamente sentido de cada carta en nuestra vida cotidiana. Leer libros sobre las cartas es un buen primer paso para comprender estos significados de manera más consciente. También puede seleccionar una tarjeta para que sea su compañera durante una semana y llevarla consigo mientras realiza su rutina diaria. Meditar sobre las imágenes también es importante. Si esta carta pudiera hablar, ¿qué te diría? ¿Qué aspecto de ti mismo se refleja en la imagen? ¿Qué eventos en su vida diaria podrían entenderse de manera diferente con el mensaje de la tarjeta en mente? Es una buena idea llevar un diario de sus pensamientos, percepciones y problemas personales a medida que surjan a lo largo de la semana.

Además de estudiar las cartas en sí, comprender la secuencia de las cartas nos enseña mucho sobre las alegrías y las tristezas del camino espiritual. Por ejemplo, los Arcanos Mayores trazan un camino que comienza con El Loco, que representa el comienzo del descenso de lo Divino a la realidad física. Las siguientes cartas nos enseñan sobre el proceso por el cual el hombre crea su mundo. Sorprendentemente, El Diablo es el comienzo del camino a la Iniciación, porque nos ayuda a ver a través de la máscara que lleva el mundo físico. El siguiente paso es The Tower, que demuestra gráficamente el dolor y el miedo que experimentamos al renunciar a opiniones y visiones del mundo fuertemente arraigadas. Las cartas que siguen simbolizan etapas posteriores en el camino hacia la iluminación total o la Iniciación, simbolizada por El Mundo.

Las Cartas de la Corte del Tarot representan aspectos de nuestra propia personalidad que nos ayudan y obstaculizan en nuestros caminos. Los Arcanos Menores representan aspectos del Árbol de la Vida, que oscilan entre positivo y negativo, masculino y femenino.

La profundidad y relevancia de la sabiduría y las percepciones personales disponibles a través del Tarot son sorprendentes. Una vez que se ha construido el puente simbólico, estas cartas realmente parecen hablarnos; cuanto más los estudiamos, más revelan. Debido a que los símbolos ocultos en estas cartas se derivan de la historia, los mitos, el significado y la estructura de la cultura occidental, el Tarot es una práctica poderosa y apropiada para cualquiera que se encuentre en un camino espiritual occidental.



Source by Amy Wall

Deja un comentario



Ir arriba